Un coup de dés

François Guynot de Boismenu, Boulogne-Billancourt

1897, dos años antes de su muerte, Stéphane Mallarmé publica un poema con un misterioso título:
«UNA TIRADA DE DADOS NUNCA ABOLIRA EL AZAR».

En su prefacio, Mallarmé nos invita a olvidar sus consejos de lectura y a retener sólo la novedad de un espaciamiento de la lectura (escritura).
Espaciamiento que le permite integrar en su poesía una cantidad de huecos
«blancos», estos son como silencios alrededor y sobre todo dentro de ella. Sus silencios son diferentes, no son centrales como los poemas barrocos, ni tan reglamentados como los alejandrinos.
Aquí no se cuentan las sílabas.

Su estructura no es sólo distancia, también es una diferencia de entonación , los caracteres de imprenta organizados en tres estratos (preponderante, secundario y adyacente) crean un espesor poético.
Estas dos herramientas (espaciamiento y entonación), separan estrofas, versos, y palabras, creando el espacio necesario para acelerar y enlentecer el movimiento que nos conduce a la visión simultanea de la página + poema.

Así termina el poema: «Todo pensamiento emite una tirada de dados»
y esos dados ya lo sabemos nunca abolirán el azar.

Y aquí van rodando mis dados.



Los versos y los muros son sólo formas, herramientas para que poesía y arquitectura digan lo indecible, los pensamientos.

Sou Fujimoto es un gran jugador de dados, con la house N, yo me pregunto:

¿Que pensamiento emitieron esos dados?

Como Mallarmé, Sou Fujimoto utiliza espaciamiento y entonación para construir «la casa para dos y un perro».

Espaciamientos

En la casa los muros delimitan espacios por cuestiones funcionales pero más importante aún,
tres muros sucesivos separan el interior de la calle,
entre la casa y el cielo hay tres techos, y tres umbrales marcan estos pasajes. Así es que un interior es también exterior y que un exterior es también interior.

Entonación

A pesar de que sus muros muestran una aparente monotonía, lo blanco de sus paredes y la variedad de sus vanos, desde fuera como desde dentro de la casa nos permiten percibir diferencias de sentido, de intención y de emoción.
Aquí la entonación es integradora (interior + exterior),
es distintiva (casa + ciudad),
y es demarcativa (privado + publico).

Estas dos herramientas (espaciamiento y entonación), separan muros y techos, creando el espacio necesario para acelerar y enlentecer el movimiento que nos conduce a la visión simultanea de la casa.




Mallarmé y Fujimoto comparten en la prosodia de su obra, sus aspectos más relevantes:
Primero, el aspecto suprasegmental, que considera el conjunto y su unidad, Segundo, la coarticulación de la diferencia y de la repetición, como lo mismo y lo otro, lo idéntico y lo dispar.

En esta otra frase del poema de Mallarmé, podemos leer:

«Nada habrá tenido lugar, sino el lugar» , sobre esto Lacan indica, la ineluctable ley que prohíbe el surgimiento de lo nuevo a partir de la división de lo viejo.

La N house respeta esta ley, porque aquí hay lugar para un
«primitivo futuro».

---------------------------------índice--------------------------------