Collage

Àlvar Gimeno-Bayón, Barcelona

La mujer de la imagen no está en un interior ni un exterior. Está entre dos de las tres cajas anidadas -como diría Sou Fujimoto- que forman la casa N. Puede observar a través de las múltiples ventanas que perforan las cajas, la ciudad hacia un lado o una parte más privada de la casa hacia el otro. Y a ella también la pueden observar desde ambas posiciones. En cierto modo podemos decir que es público y actriz, exhibida y voyeur.

El proyecto de la casa para Josephine Baker de Adolf Loos, plantea una piscina a doble altura, iluminada con luz cenital. Alrededor del vaso de la piscina hay unos pasillos. Los pasillos tienen ventanas a ambos lados, a la pared que los separa de la piscina y a la otra que es la fachada. De esta manera reciben luz de la calle y también a través de la piscina.



El proyecto es un acuario en el que la artista se sumerge y el público mira. Desde el interior de la piscina las ventanas aparecen como superficies reflectoras debido a la luz que proviene de arriba. Así, la nadadora no puede ver al otro lado de la ventana donde la están mirando. Es un efecto como el que se da en las cabinas de striptease. Pero, como explica Beatriz Colomina, esto no es tan sencillo:

“…La nadadora puede tal vez ver la imagen - enmarcada por la ventana de su propio cuerpo resbaladizo superpuesto a los incorpóreos ojos de la figura oscura del espectador- cuya parte inferior del cuerpo está cortada por el marco-. De esta manera ella se vería a sí misma mirada por otros: una mirada narcisista superpuesta a una mirada voyerista…”

“…la pared de la piscina está perforada con ventanas. La pared se ha partido dejando un estrecho pasaje en medio que rodea la piscina y que divide cada una de sus ventanas en una ventana interna y otra externa. El visitante habita literalmente en esa pared, lo que le permite tanto mirar hacía el interior, a la piscina, como hacia el exterior, a la ciudad. El sujeto no está ni dentro ni fuera de la casa…” 1

Un efecto parecido sucedía en los cuadros de casa del señor Martorell, que fue quien
introdujo a la pintura al artista y escritor Perejaume. Toni Sala en su libro Comelade,
Cassases, Perejaume describe como el artista, siendo un niño, veía esas pinturas con
gruesos marcos barrocos en casa del Sr Martorell:

“…Protegidas por un cristal, las pinturas se mezclaban con los reflejos de las ventanas, de manera que podías llegar a confundir el vidrio de un cuadro con el vidrio de una ventana, confundir la luz que venia de fuera con la luz que salía del cuadro, porqué la realidad de la calle y la realidad de los cuadros se mezclaban.” 2

Más tarde cuando Perejaume ya era un artista reconocido, y se quemó el Liceo de Barcelona, le pidieron una obra sobre el incendio. Recogió ceniza de las ruinas de la pira y la esparció sobre un mapa encolado de Catalunya haciendo referencia a la ceniza que se había ido depositando por el país.

Perejaume ganó el concurso de las pinturas de los óculos del techo de la Ópera, con la obra Platea abrupta.



Como explica Sala al restaurar el Liceo no se había construido un edificio nuevo sino exactamente el mismo edificio que se había esparcido por el país de manera que no hizo falta ningún arquitecto, porqué el mismo edificio dirigió las obras.

“…era el Liceo rehaciéndose a sí mismo después de haber salido a dar una vuelta para ontemplarse a si mismo…

…el Liceo había cogido su patio de butacas y se había ido a sentarse en el Pirineo para retornar a si mismo. El Pirineo, igual que se había recubierto literalmente de ceniza en el dibujo encolado de Perejaume, aquel día se había recubierto con el granate de las butacas de la platea y los palcos,…

…y el Liceo se había contemplado a si mismo. Y Perejaume pintó aquella escena en el techo para que quedara constancia de que la obra había vuelto a si misma, que se había hecho sola, restituido, regenerado, i ahora el techo del Liceo es como un espejo de la platea, y el entapizado rojo de las sillas se contempla a si mismo des del techo.” 2

De manera que mientras el público asiste a una obra y observa a los actores en el escenario acaba haciendo él mismo de actor de una obra que lo observa. Observa y es observado, va a ver y a ser visto.

En otro libro Colomina, nos habla de una obra de Dan Graham llamada Alteración de una casa suburbana. El propio autor la describe así:

Toda la fachada de una típica casa suburbana se ha eliminado y sustituido por una luna de vidrio transparente. Un espejo paralelo a la fachada de vidrio divide la casa en dos mitades. El público ve la sección delantera, no la trasera, la sección privada. Como el espejo mira a la fachada de vidrio y a la calle, refleja no sólo el interior de la casa, sino también la calle y el entorno exterior de la casa. Las imágenes reflejadas de las fachadas de las dos casas opuestas “rellenan” la fachada ausente.3



Y Colomina explica:

Las personas “en el exterior” son expuestas doblemente. No sólo se exponen a la visión de las del interior, sino que se ven a sí mismas expuestas a otras, siendo vistas por otras…”

“Yo puedo verme a mí mismo en el salón de la casa ante la que paso. Me he convertido en una parte del salón tanto como los muebles. Soy el objeto de mi propia vigilancia. Miro dentro y me veo a mi mismo mirando fuera.”

Citas:

(1)-Beatriz Colomina, en Privacidad y publicidad. La arquitectura moderna como medio de comunicación de masas. Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo; Colegio Oficial de Arquitectos de Murcia; Observatorio del Diseño y la Arquitectura de la Región de Murcia, 2010, p 172 y 181.

(2)-Toni Sala, en Comelade, Casasses, Perejaume. El Balancí, Edicions 62, 2006, p 101 y 124. Traducción propia.

(3)-“Alteration to a Suburban House, 1978” en Dan Graham: Public/Private, Filadelfia, Galería Goldie Paley, 1993, p 36.

(4)-Beatriz Colomina, en Doble Exposición. Arquitectura a través del arte. Ediciones Akal 2006, p 197-198.

Imágenes:

1-Plantas y sección de la casa Baker de Adolf Loos del libro de Beatriz Colomina, Privacidad y publicidad. La arquitectura moderna como medio de comunicación de masas.

2-Fragmento de la obra Platea Abrupta de Perejaume, 1999.

3-“Alteration to a Suburban House, 1978” de Dan Graham.

---------------------------------índice--------------------------------