Editorial

Me advirtió Pepe, cuando fui a su estudio a invitarle a participar en engawa, que él prefería hacer como Quetglas, ofrecernos una imagen, y alejarse. Al final se avino a participar y nos dejó un misterio por resolver, un abigarrado fotomontaje bajo el cielo azul de Perico Pastor.

Algo en esta imagen nos ha llevado a la deriva (1), Pocos encontraron asideros firmes y algunos, incluso, naufragaron en ella: “que conste que lo intenté con esa inquietante foto de Llinás hasta estuve un par de veces rondando la plaza España…”. Los artículos tienden a la pérdida, a la desorientación o a la confusión del lugar, como si todos ellos, irremediablemente, se hubieran vistos arrastrados por el enmarañado caos de la imagen. Sin embargo en contra de la primera apariencia hay en todos un momento de feliz esperanza.

Pepe, en su escrito, se ha agarrado al centro de la imagen, a la fuente que muchos dicen que es la menos Jujoliana de las obras de Jujol , y que preside la plaza España de Barcelona. Hablando de ella en su estudio Pepe citó un poema de W. Whitman:

Resiste mucho, obedece poco.

Mil gracias a todos aquellos que resistís,y especialmente gracias a la estimada colaboración de Pepe Llinás.


(1)Este número de engawa se publica con un imperdonable retraso de 3 meses.

---------------------------------índice--------------------------------