Tres frases y un abismo

François Guynot de Boismenu, París

Le quedaban doce días para terminar este texto y las ideas seguían rotando por su cabeza. Para salir de tal situación se le ocurrió empezarlo con esta curiosa frase

Mi queso preferido es la «vache qui rit».
Luego clarifico tal sentencia: poco le importaba el contenido pasterizado, a él le fascinaba la caja de la vaca que ríe.
Un cilindro de cartón blanco de 11,1 centímetros de diámetro, su interior dividido en 8 triángulos y en su exterior un disco de papel de 9,9 centímetros donde se encuentra dibujada la famosa vaca roja.
Una vaca cuyos pendientes son cajas de «la vache qui rit» en la que se ve la vaca a sí misma, que lleva los mismos pendientes y así hasta el infinito. Esta puesta en abismo lo magnetizaba.
Empezó acumulando cajas de este queso procesado y luego fue encontrando otros objetos que contenían todo tipo de abismos.
Como buen coleccionador organizo esta acumulación en tres familias, según la manera de que estos abismos estaban estructurados: en línea recta, en círculos concéntricos y los más originales en forma quebrada o fragmentada.
La «vache qui rit» pertenece a esta última categoría que luego la designo como la familia de los abismos fractales.
Luego de detallar su preferencia sobre quesos y envases comerciales, siguió con otra frase igual de extraña.



También me atraen las palabras maletas.

Son palabras formadas a partir de otras dos (o más) y cuyo significado es la combinación de los significados empaquetados en una sola palabra.
Igualmente a los abismos, le gustaba coleccionar estas palabras y organizarlas en cuatro grupos.
Primer grupo, maletas con dos palabras completas, en el segundo grupo, maletas donde una letra (o más) pueden estar compartidas entre el final de una palabra y el inicio de la otra. En el tercer grupo las palabras en que se añadieron o se quitaron letras, sin que esto haga variar el sonido original.
Sus preferidas pertenecen al cuarto grupo donde dos (o más) palabras agrupadas esconden en su interior otras palabras.
Dentro de este grupo su favorita es kiku, que es una contracción japonesa de ki-ku-jun-jõ. Palabra compuesta de cuatro caracteres que significan las cuatro herramientas del carpintero.
Ki el compás; ku una escuadra graduada; jun una herramienta de nivelación y un cordón de trazado con tinta indeleble. La palabra kiku anexada a la palabra jutsu, significa el arte de trazar (o dibujar) por el que los carpinteros delinean todos los detalles de la estereotomía y la construcción.
La escuadra ku también se llama sashigane, esta graduada de tres maneras : primero en pulgadas (en japones «sun»), luego las pulgada multiplicada por la raíz cuadrada de dos y en tercer lugar el sun dividido por Pi. Por lo tanto, actúa como tabla o regla de cálculo y permite obtener directamente la diagonal de un cuadrado o la circunferencia de un diámetro conocido. (1)

Detrás de una simple cuestión de herramientas, el pudo comprender de cierta manera la arquitectura japonesa, capaz de hacer montajes tan simples y precisos que pueden ocultar la complejidad.
Como decía su amigo arquitecto (o sea yo) «ocultar la complejidad, y solo mostrar la simplicidad». Luego paso a escribir una anécdota sobre mi práctica profesional.

Un amigo arquitecto tiene una peculiar costumbre, al final de cada dibujo le saca una foto a sus herramientas sobre la mesa de trabajo.
La disposición de los instrumentos una vez terminado el trabajo siempre lo intrigaron. Conserva estas fotos en un disco duro, las organiza, luego las superpone en photoshop y aplica diversos filtros.
Formando así una imagen con un aparente movimiento donde se puede contemplar la forma de cada proyecto. El está convencido (y me ha persuadido) de que cada punto de las fotos superpuestas corresponde un punto del proyecto y que todo lo que contiene el proyecto está incluido en la foto. (2) (3) (4)

La foto es un reflejo estático del proyecto que se construye (o no), la pregunta es: si es la foto que refleja el proyecto o viceversa?

La propuesta de Dario Zeruto, su foto, la historia de estas herramientas, sus movimientos; Javier de las Heras tiene el secreto de su creación.
Y quizás pueda responder a la pregunta: es la foto que refleja esta engawa 22 o viceversa?





Referencias
1) Vocabulario de la espacialidad japonesa. Ediciones CNRS, 2013. ISBN : 978-2-271-08059-2.
2) Silvia y Bruno de Lewis Carrol, 1889.
3) Del rigor en la ciencia, Jorge Luis Borges, 1946.
4) Ciudades invisibles, las ciudades y el cielo, ciudad d’Eudossia (VI), Italo Calvino, 1972

---------------------------------índice-----------------------------