IMPRECISIONES E INSINUACIONES DEL CUBO (O INCOMPLETITUD DE SOL LEWITT EN CÁCERES

José Joaquín Parra Bañón, Sevilla

Hay situaciones, en el corazón de algunos estados anímicos, a ciertas horas concluyentes del día, en las que las imágenes son más nítidas que las palabras (que los signos, los caracteres) que las simbolizan: menos borrosa la realidad que los nombres que se le atribuyen sobreimpresos. ¿Por qué las dimensiones de las piezas que componen la serie Incomplete Open Cube de Sol LeWitt (1974), de acuerdo con los datos que aportan las fichas catalográficas suministradas por los museos, por las galerías o los coleccionistas que poseen alguna de las originales, son diferentes? ¿Por qué tal disparidad cuando el autor ansía la exactitud milimétrica, la precisión geométrica y la trascendencia rectilínea?

Las 122 piezas que forman la serie, las variaciones que delimitan un cubo insinuado (un hexaedro y no un prisma), idealmente deberían tener el mismo ancho, el mismo largo (o idéntica profundidad) y la misma altura. Difieren, sin embargo, las dimensiones entre ellas: si son expresadas en centímetros en mayor medida que si lo son en pulgadas. Oscilan desde los 108,0 centímetros (o 42,5”) que le atribuye la Lisson Gallery de Londres a su Incomplete Open Cube 5/6 hasta los 105,4 centímetros que asegura la Fundación Helga de Alvear en su catálogo que posee su Incomplete Open Cube 8/5, expuesta en el atrio, apoyada en los adoquines graníticos, clavada en el suelo del Museo de Arte Contemporáneo de Cáceres proyectado por Emilio Tuñón.

La Solomon R. Guggenheim Foundation de Nueva York afirma que su pieza mide 106,7x106,7x106,7 centímetros, al igual que desde Venecia lo hace la Peggy Guggenheim Collection, quien la sitúa a cielo abierto, en los jardines del palacio inacabado. La Galería Paula Cooper, desde Nueva York, le atribuye a Incomplete Open Cube 5/1 106,68x106,68x106,68 centímetros, y a Incomplete Open Cube 4/4, 106,7x106,7x106,7 centímetros, en ambos casos correspondientes a 42x42x42 pulgadas, redondas y sin decimales. Quizá fuera conveniente, como hace la Tate Gallery con otras obras de LeWitt, indicar las dimensiones métricas de los volúmenes conceptuales en milímetros, o en micras, evitando el redondeo y las discrepancias. El Museo de Arte Moderno de San Francisco también dimensiona su cubo abierto incompleto número 8/11 (variante oncena de la serie compuesta con ocho elementos) con 106,68x106,68x106,68 centímetros, o 42x42x42 pulgadas, mientras que el Milwaukee Art Museum dice que la suya (Incomplete Open Cube 9/12) mide 105,09x105,09x105,09 centímetros (o 41?x41?x41? pulgadas). La subastada por Christie’s en 2011, Incomplete Open Cube 7/14, según los datos aportados por la empresa, medía 106,6x106,6x106,6 centímetros, y la subastada por Sothebys, Incomplete Open Cube 17/6, procedente de la Konrad Fischer Galerie de Düsseldorf, 105,0x105,0x105,0 centímetros, o 41 3/8 x41 3/8 x41 3/8 pulgadas. La más pequeña de las acotadas en pulgadas del conjunto de las aquí analizadas es la expuesta en el Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear de Cáceres, sobre la que la institución informa que está realizada en «aluminio lacado en blanco al horno de 40x40x40 pulgadas», con unas dimensiones, precisa en el catálogo en 2021, de: «Altura = 105,4 cm; Anchura = 105,4 cm; Profundidad = 105,4 cm», lo cual solo es posible si una pulgada, en vez de equivaler a 2,54 centímetros, equivaliese a 26,35 milímetros.

Al inicio de la noche de san Diego de Tíjola de 2021, Incomplete Open Cube 8/5 (que aquí está asentada en una postura distinta a la prevista por Sol LeWitt, aunque acorde a cómo se expuso en la XXXVIII Biennale di Venezia en 1978), diagnosticada a una temperatura de 18 grados centígrados a la intemperie cacereña, en su cara superior, medía de ancho 1052 milímetros, y de largo, 1055 por el lado de la derecha y 1048 por el de la izquierda (la pieza está imperceptiblemente deformada). La altura era de 1052, y el lado de cada barra prismática medía, sin la precisión propia de un pie de rey, 102 milímetros (unas 4”). Incomprensiblemente, en ninguno de los casos antes referidos se informa acerca de las dimensiones del estilizado prisma blanco que determina las aristas, de la anchura y la profundidad de cada uno de los elementos que componen los cubos que se sugieren. Estas dimensiones son, además, distintas en las piezas tridimensionales y en los dibujos bidimensionales: en las “esculturas” y en las isometrías que el artista delineó, ensanchando la sección de los tubos y trastornando las proporciones generales. No se dan las medidas en el artículo pionero que Rosalind Krauss publicó en 1978, en el volumen 6 de la revista October, con el título “LeWitt in Progress”, ni se aportan datos dimensionales en los apartados correspondientes que se ocupan de los cubos definitivamente inacabados en el amplio catálogo Sol LeWitt. Wall Dravwings from 1968 to 2007, publicado por el Centre Pompidou-Metz en 2012.

Los primeros cubos incompletos y abiertos se construyeron con listones de madera y medían 2 5/8” de arista. Fueron exhibidos inauguralmente en la Galería John Weber (Nueva York) en 1974. La serie ya contaba con 122 elementos. Representada en una cuadrícula de diez filas y trece columnas, ocho unidades del damero estaban vacías: tres en la primera fila y una en la segunda, cuarta, séptima, novena y décima. También en 1974 expuso en el MoMA sus Variations of Incomplete Open Cubes: una instalación con las 122 estructuras de madera pintada, cada una de 8x8x8 pulgadas, acompañadas por 182 cuadros de madera contrachapada y 131 fotografías y dibujos trazados a pluma. Representados con líneas en una matriz de trece filas y catorce columnas, los 122 dibujos esquemáticos se distribuyen de otra manera: en la última fila solo hay uno, mientras que hay catorce en la tercera, la cuarta, la séptima, la octava y la décima. A partir de los iniciales de madera, y de los dibujados, los cubos novicios fueron armados con tubos de aluminio que se lacaron una vez soldados (esmaltados, informan ciertos catálogos) en color blanco, y después se dispersaron, deshermanados, por el mundo.

La réplica de polivinilo, disminuida y cancerígena, de la falsificación Incomplete Open Cube 7/33 que, como si de un bric-á-brac se tratara, separa en un estante de la biblioteca una monografía de Jannis Kounellis y una antología de Louise Bourgeois (el uno y la otra la miran desde su tumba, malencarados, de soslayo), tendría de volumen, si fuera un hexaedro platónico y no una de sus promesas, 0,15476 m3, correspondientes a una arista de 21”.



Doble incrustación axonométrica de Incomplete Open Cube 8/5 [1974] en el folio 28r de Congestorium artificiose memorie [1533] (o Sol LeWitt inmiscuyéndose en Johann Host von Romberch) © JJParrabañón, 2021

---------------------------------índice-----------------------------