EL REFLEJO

François Guynot de Boismenu, Conflans Sainte Honorine



50/50 reflejo y realidad, barrio la Defense

Hay canciones que nos marcan el cuerpo como un tatuaje, es inútil tratar de borrarlas, el mejor remedio es seguir cantando, solo el tedio las vuelve olvido.

El tiempo ondulante y un reflejo nos las traen nuevamente y así vamos flotando, recordando canciones.

El 9 de marzo del 2018, fue la primera vez que se me pegó esta canción de Dominique A, llamada “Le Reflet” (El Reflejo). La segunda vez fue el 23 de octubre del 2021 y la tercera vez es en este preciso momento en que escribo estas palabras.

En castellano dice algo así: Porque vivimos en un reflejo … cuerpo ondulante de lo que es … tras el rastro de un secreto … evolucionamos en un reflejo.

Si vivimos en un reflejo, el cuerpo ondula por lo que es, ¿también ondulará por lo que fue y por lo que será?

Los reflejos son probablemente los más antiguos de todos los métodos de adivinación, ésta fue practicada por muchas culturas antiguas, incluso hasta el punto de leer reflejos en el agua.

En el antiguo Egipto, la adivinación se practicaba con tinta. En la antigua Mesopotamia, los cuencos se llenaban de aceite. Los antiguos griegos encontraron significados en los reflejos de espejos y metales, mientras que los aztecas leían reflejos en la obsidiana.

La práctica de la adivinación finalmente condujo a las lecturas del cristal y los poderes asociados con él, lo que finalmente dio como resultado la característica bola de cristal como un medio para ver y analizar el pasado, el presente y sobre todo el futuro. (2)

"Si quieres ser amado y tu pareja se ha ido con alguien, ésta es mi especialidad."

Esto lo leí en el volante lleno de promesas de Maestro Batou, uno de los muchos morabitos, hipnotizadores, hechiceros, fetichistas, curanderos y adivinos de Barbès, en el distrito 18 de París.

Desde ese día comencé a coleccionar volantes de este tipo hasta que alguien me dio un pequeño papel amarillo saliendo del metro Château Rouge.

En él pude leer esto: “si no puedes encontrar respuestas a tus preguntas, el maestro Richard Tortue las encontrará en tus reflejos.”

Luego estas frases del propio vidente me terminaron por atrapar: “una simple vitrina, una puerta vidriada, una ventana o un charco son mi memoria. Múltiples espejos: ¿dónde estuve? ¿dónde estoy? ¿a dónde voy? Sin piedad y sin cólera mis ojos me miran a los ojos desde los reflejos que convocan ahora mis palabras. No veo con los ojos: los reflejos son mis ojos. Vivimos entre reflejos lo que no tiene reflejo todavía no existe … Ver el mundo es deletrearlo” (3)

“La primera consulta por solo 50 euros”, a este precio mi curiosidad no me iba a arruinar económicamente. Igualmente, tardé un tiempo en pedir una primera consulta.

La principal particularidad de este gurú es que no tenía un consultorio fijo, él proponía sus consultas por las calles del barrio Barbes.

Por lo general los encuentros los fijaba en la esquina de las calles Panamá y de Suez, luego te invitaba a caminar juntos durante unos 15 minutos aproximadamente.

Su caminar era inconstante, con curiosos cambios de ritmo. Luego de observarlo, vi que él se callaba, bajaba su mirada y aceleraba sus pasos cuando pasaba frente a edificios muy vidriados. Por lo contrario, enlentecía su andar en secuencias urbanas con reflejos más acotados. En estos momentos su mirada se encendía y sus palabras lograban interiorizar momentos de intercambio como éstos:

1.Una ventana a medio abrir refleja una estrecha imagen de la persona que acompaña al maestro y detrás una obra, del andamio cae agua y arena. Estas palabras deletrean el reflejo: “prepárese, ya que las antiguas estructuras podrían desmoronarse de un momento a otro. Anímese y dé un paso hacia ese nuevo proyecto de vida que tanto quiere.”

2.Una vitrina multiplica los reflejos del edificio de enfrente, un pedazo de cielo, dos cuervos volando, un auto rojo estacionado, el humo de un cigarrillo. “Comprenda que no siempre todo tiene una explicación racional a todas las situaciones a las que nos enfrentamos. Disfrute de lo bueno y déjese fluir” dijo el maestro y siguió su camino.

3.La persona que consulta se para frente a la puerta del número 7 de la calle de Suez. Esta refleja entre sus rejas la salida de un relevo ciudadano, un cartel indica un punto de consejo jurídico, una pareja está discutiendo, un perro que ladra, más ruido. El maestro susurra al oído “Sería bueno que recuerde que no todos tienen las ideas tan claras como usted. Tendrá que armarse de paciencia frente a las dudas de los demás.”

Todas estas visiones parecen salidas de un banal horóscopo de prensa, pensé en su momento.
Cuando me tocó mi turno creí oportuno mostrarle la imagen de esta engawa 29. No era su costumbre leer reflejos imprimidos en papel, pero igual aceptó hacerlo.
Cogió la imagen y los 50 euros. A los segundos sonrió y me dijo estas palabras:

“Un nuevo espacio de arte contemporáneo para Stuart Shave, la Modern Art, 7 Bury Street, barrio Mayfair en Londres. Es una obra del arquitecto Giles Reid, fue inaugurada en agosto del 2020

¿Cómo lo sabe? le pregunté sorprendido y él me explica: “la imagen y sus reflejos me lo han dicho. Usted sabe los reflejos nunca duermen, ni siquiera cuando están en una hoja.”

¿Y qué relación hay entre esta imagen y la persona que la eligió? Su respuesta fue más bien una orden: “Eso se lo debe de preguntar al señor Martínez Santa-María.”

¿Usted conoce a Luis? “La consulta ha terminado señor arquitecto, ahora le toca a usted encontrar las palabras para su próximo texto, pero no las busque en este reflejo. Usted debe encontrar el suyo”, levantó sus brazos y se marchó.

Lo volví a encontrar doce años después en el barrio de “La Defense”, errando entre las torres acristaladas, agitado de tanto andar, aturdido y acorralado entre los reflejos y gritando siempre lo mismo: “¡escuchen los reflejos!, ¡ellos dicen la verdad!, ¡sólo la verdad!....... todo va demasiado deprisa ¡el tiempo es una trampa!”.

Cuando me vio, se puso pálido y comenzó a seguirme por la explanada.

Luego de un momento me di vuelta y le dije: ¡no me sigas! yo también estoy perdido. (4)

Él me contestó muy enojado: “todo esto es su culpa señor arquitecto usted me ha tendido una trampa, ¡usted es un mentiroso!.

Saqué un billete de mi bolsillo, se lo dí para sacarme la culpa de encima y me fui hacia la entrada del metro.

En el camino pensé que quizás la arquitectura sea un juego sabio, correcto, magnífico de una verdad bajo variadas mentiras.




Referencias:


(1)Transferencia de pensamiento; una crítica histórica de la evidencia de la telepatía, con un registro de nuevos experimentos, 1902-1903 / por Northcote W. Thomas. https://archive.org/details/cu31924028955875/page/n211/mode/2up
(2)Pero no sólo eso, las bolas de cristal también se utilizan en meteorología como uno de los medios para medir la intensidad de la luz solar, llamada el heliógrafo de Campbell-Stokes. Esta registra en un diagrama el número de horas en un día durante las cuales la intensidad del sol excede un umbral, con el fin de determinar la duración de la insolación.
(3)Basado en el poema de Octavio Paz, Pasado en claro, 1974/1975. Definición de la palabra deletrear en el diccionario RAE: “Adivinar, interpretar lo oscuro y dificultoso de entender.”
(4)https://jaimeroos.uy/letras/no-pienses-de-mas/

---------------------------------índice-----------------------------